jueves, 19 de diciembre de 2013

El vacío legal del mundo del tunning y las constantes confusiones de las ITVs

El vacío legal del mundo del tunning y las constantes confusiones de las ITVs

Todos es sabido que el mundo del tunning mueve masas por el mundo entero pero existe un gran vacío legal en España que habría que controlar por parte del Ministerio de Industria. Por el otro lado, cuando un conductor acude a homologar una reforma de importancia en su vehículo por su cuenta, a menudo pasa sin problemas, pasando por caja y otras veces se encuentra que no existe forma humana de aprobar la homologación en la ITV (incluso si este, está homologado).

Vehículo tuneado preparado para pasar la ITV
Por un lado, esta en la poca formación de los propios empleados y por el otro, la constante variación de plantilla en las ITVs que hace imposible pensar en realizar una reforma en un vehículo particular.

Otro de los problemas que no tienen en cuenta las ITVs es el nivel de ruido. Es muy importante ya que la contaminación acústica, genera problemas auditivos en las personas que están en su propio hogar y es muy molesto que un joven vaya "presumiendo" de tener el mejor sonido por el tubo de escape y/o por el mejor equipo de sonido. Esto tiene que acabar. Se debería instalar cabinas de sonido (de las mismas dimensiones que una cabina de pintura) en la que el conductor tendrá que pisar a fondo el acelerador para ver el nivel de ruido que genera a través del tubo de escape además de poner la música con las ventanillas cerradas para certificar que el nivel de ruido exterior está acorde con la normativa actual de ruido y con el que viene de fabrica.

Muchos jóvenes se arriesgan a conducir vehículos reformados en su propia casa, sin pasar por un control de homologación e inspección, y la mayoría es multada por la Guardia Civil y en muchos casos se retiene el vehículo o la documentación.

Cuando un joven quiere homologar la reforma realizada personalmente, muchas de las piezas, no son piezas homologadas (las que proceden de China) o el caso más extremo, es modificar la propia carrocería del coche sin tener en cuenta los posibles efectos adversos que puede tener en materia de conducción. Todos los vehículos han sido diseñados para cumplir unos requisitos del fabricante (disminución del consumo, aerodinámica, los test de choque...) y de las normativas y leyes Europeas y de España que en cuanto se modifique dicha carrocería, puedes estar poniendo en riesgo cualquier punto ya sea en materia de consumo, aerodinámica o en materia de seguridad.

Además existen numerosas empresas que, "supuestamente" homologan el vehículo pasando únicamente por caja y a saber si realizan el visado correspondiente y piden todos los certificados de las piezas instaladas o realizan una prueba en un laboratorio expresamente homologado por el Ministerio de Industria para obtener dicho certificado. Entre ellos solo piden fotografías o vídeos del antes y el después de la transformación y una vez obtenida la documentación, sugieren al cliente las posibles ITVs que tienen "acuerdos" de homologación. Están cometiendo una serie de irregularidades como puede ser la falsificación de documentos y estafa ya que ponen en peligro la seguridad vial en cuanto que el coche pise la calle. Antes de dar el dinero, hay que asegurarse de pedir el certificado como homologador.

Muchos talleres dedicados a realizar tuneados a los vehículos particulares, expresaron su malestar debido a que muchos de los clientes no pudieron pasar la ITV ya que le pidieron el certificado de homologación o ficha reducida a vehículos tuneados antes de la entrada en vigor de la ley actual (e incluso los que ya estaban homologados por el problema que hay de falta de formación de los empleados de las estaciones) y  muchos "han desaparecido" como en la mayoría de las empresas porque no ha habido nadie quien le explique cómo y quién tienen que realizar las homologaciones.

Por tanto, para que una homologación sea correcta, cada una de las piezas del vehiculo instaladas deberán tener un certificado de homologación; además si hubiera piezas construidas para instalarlas, estas deberán pasar un control por un laboratorio que certifique que la pieza cumplirá su cometido dentro del ámbito de la seguridad vial. Toda reforma deberá ir acompañada de su proyecto con planos con mediciones del antes y el después, memoria, certificaciones de las piezas y presupuesto (opcionalmente puede ir acompañada de fotografías o vídeo) en la que dicho proyecto, realizado por un ingeniero industrial superior o técnico, esté totalmente visado para enviarlo al laboratorio de vehículos para la realización de la ficha técnica reducida antes de pasar la ITV. Este ingeniero deberá tener un certificado como homologador aprobado por el Ministerio de Industria realizando para ello un curso de formación que se deberá renovar cada dos o tres años y así reducir los posibles falsos "homologadores".

Ya visado y aprobado por el laboratorio de vehículos, es el momento de realizar la reforma en el vehículo en un taller homologado (como fabricante) para poder realizar dicha reforma. También existe la opción de ir modificando el vehículo a la vez que se está realizando el proyecto para la homologación pero la única desventaja que puede tener es que, cuando se envía el proyecto al laboratorio, este le puede entrar la duda sobre la viabilidad de pasar la ITV, con lo cual en la mayoría de las veces, es necesario acudir con el vehículo para aclarar las posibles dudas y certificar el vehículo in-situ.

Una vez aprobado, dicha ficha reducida deberá ir acompañado del certificado de taller, pasar el vehículo por la ITV y pagar las tasas correspondientes.

La ITV podrá o no aceptar la reforma de dicho vehículo. En caso desfavorable:

- Si se encuentran faltas leves: Deberá ser subsanado por el taller y volver a pasar la ITV.
- Si se encuentran faltas graves: El vehículo es rechazado automáticamente por no cumplir con los requisitos de seguridad vial. Se deberá volver a elaborar un nuevo proyecto.

En caso favorable, la ficha reducida y el certificado del taller pasará a la DGT donde realizará la ficha técnica de homologación y el vehículo podrá conducirse y pasar las posteriores ITVs siempre y cuando no se realice posteriormente ningún tipo de reforma adicional.

Otra de las confusiones que hay es la instalación de los kits diurnos, ya que los vehículos fabricados a partir del 2011 deberán tener instalados las luces diurnas de fabrica. ¿Qué ocurre cuando una persona quiere instalarse un kit de luces diurnas en su vehículo, siendo dicho kit homologado y con su certificado, anterior a esa fecha? Pues se encuentra con una traba legal, puesto que ni las ITVs ni la DGT no están informadas ni se ponen de acuerdo en la posibilidad de que cualquier conductor voluntariamente quiera instalarselas y poder pasar sin problemas cualquier inspección ya que dicho kit es para aumentar el nivel de seguridad no para reducirla.

Personalmente fui a pasar con mi coche con un kit de luces diurnas y ni con el certificado del taller ni con el certificado del producto fui capaz de pasar la ITV y tuve que desinstalarlas para poder pasar así la inspección y me pusieron una falta leve. Por tal de no arriesgarme a tenerlas instaladas en el vehículo y que la Guardia Civil de Trafico me multe, no las he vuelto a instalar. Sin embargo en el resto de Europa es obligatorio la instalación tanto para los vehículos nuevos como para los anteriores. Estos kits no requieren de ningún tipo de proyecto visado (solo el certificado taller y el certificado del producto) y sin embargo, a mí me lo pidieron.

Como conclusión, antes de realizar cualquier reforma a un vehículo es mejor informarse completamente antes ya que esto conlleva muchos gastos de dinero en documentación y certificados, en tiempo y en problemas. Si aún así, estáis interesados, hay que tener en cuenta todo lo anterior para poder homologarlo y ponerse en manos de un profesional del sector. No hagáis cualquier reforma no autorizada porque lo único que os vais a encontrar son siempre problemas a excepción del kit de las luces diurnas.

Espero que el Gobierno se dé cuenta de esto y subsane los malentendidos en las estaciones y regule de una vez las reformas de importancia para que los jóvenes puedan disfrutar de aquello que los propios fabricantes no les da como "extras incluidas" ya que todos los accesorios opcionales solo hacen que incrementen el valor de compra del vehículo y que no pueda ser alcanzable a ningún bolsillo.

Además, para evitar problemas posteriores en otras ITVs, dicho vehículo deberá tener un sello de homologación acompañado de una numeración serie con el número de bastidor pegado en el cristal al igual que el propio sello de inspección.