viernes, 19 de diciembre de 2014

La limpieza del coche: 'do it yourself'



La limpieza del coche: 'do it yourself'

Un vehículo sucio o en mal estado no es, precisamente, la mejor carta de presentación para su propietario. Pero, además, mantener el vehículo limpio no es sólo una cuestión de higiene, sino de seguridad y hasta de conservación. El polvo deteriora la carrocería (se raya con más facilidad) y otros elementos como las cubiertas, las llantas y hasta los discos de freno, mientras que los excrementos de ave son mucho más dañinos de lo que se pueda pensar para la pintura exterior.

Los lavados a presión y los túneles de lavado son una buena opción para el exterior, pero no hay que descuidar el interior del vehículo. Además, con la situación económica actual, el 'do it yourself' o 'hazlo tú mismo' es una opción económica y anticrisis que ha ido ganando adeptos. De hecho, cada vez son más los conductores que prefieren encargarse personalmente del lavado tanto interior como exterior de su coche.

El mercado ofrece, actualmente, infinidad de productos de calidad, diseñados, específicamente, para la limpieza de vehículos (carrocería, cristales, tapicerías, etc.). Son económicos y muy prácticos, tanto para su uso frecuente como para aplicaciones más esporádicas. A continuación recogemos una lista de los productos más populares y que ofrecen mejores resultados.

Carrocería. Nunca está demás contar con un gel específico que elimine los arañazos. Existen diferentes variedades en el mercado y a precios muy económicos. Para lavar la carrocería hay que emplear un champú concentrado para vehículos. También puedes optar por adquirir un pack de limpieza, que incluye los productos necesarios para una acabado impecable. Para un resultado profesional, el elemento clave es la espátula seca auto.

Bayetas, esponjas y gamuzas de coche. Una bayeta de microfibra anti vaho ayuda a que el parabrisas (por la parte interior), los espejos y las ventanas no se cubran de vaho, mejorando así la visibilidad y, por tanto, la seguridad vial. En este sentido, otro producto recomendable es una esponja antivaho forrada con piel natural. Existen también balletas de microfibra o esponjas elaboradas íntegramente con algodón. Más artículos interesantes dentro de este apartado son las balletas limpiacristales y aquellas que son a su vez abrillantadoras y secadoras.

Tapicería. Si la tapicería es de piel, siempre es una buena opción tener a mano un gel limpiador y conservador de piel o las prácticas toallitas limpiadoras específicas para ese material, que pueden salvarnos de más de un apuro, sobre todo, cuando se tienen niños pequeños. Si hablamos de otros materiales, existen espumas quita olores y también toallitas limpia superficies.

Cera de coche. Este producto contribuye a proteger la carrocería de agentes externos. Hay que aplicarla de vez en cuando y siempre que la carrocería esté perfectamente limpia.

Neumáticos. Son probablemente los más castigados por la suciedad y el uso diario. Existen productos limpia llantas, pulidores de metales y cepillos especiales, así como espumas limpia neumáticos.

Limpiasalpicadero. Su limpieza está directamente relacionada con nuestra comodidad al volante. Asimismo, un salpicadero con exceso de polvo puede dificultar la conducción a aquellas personas que padezcan alergia a estas partículas. Su limpieza es sencilla con productos muy económicos que, además, contienen agradables aromas (limón, fresa, pino, etc.).

Cristales. Toallitas limpiacristales o las específicas antimosquitos. Tener una rasqueta limpiacristales (cuestan menos de tres euros y le daremos un uso frecuente) posibilita un acabado profesional con un buen producto lavaparabrisas. También existen geles repelentes de lluvia para vidrio.

Ambientadores de coche. El uso de perfumes es tan antiguo como la humanidad y nuestro vehículo no podía ser menos. Son baratos y los hay en diferentes formatos, aromas e intensidades.