jueves, 30 de octubre de 2014

La Fiebre del Tuning

La Fiebre del Tuning



Hace alrededor de unos 15 años muy poca gente sabía lo que significaba la palabra Tuning, pues bien, el tuning es la personalización de un vehículo a través de la modificación de sus diferentes partes, como por ejemplo, realizar cambios exteriores en la carrocería del vehículo ó cambios en lo referente a su mecánica interna. La palabra proviene del inglés “tuning” que significa ajuste.
De hecho el origen de dicha práctica, se remonta a los años 30, en los que las casas de vehículos hacían varias modificaciones en sus vehículos para fomentar así su venta. Esta práctica ha sido llevada hasta nuestros días con las versiones “sport” de varios modelos de vehículos de diversas casas de coches.
Actualmente, el tuning es una práctica que está muy metida en nuestra cultura, prueba de ello es la saga de películas de cine “A todo gas”, la gran cantidad de medios dedicados a este tema que poco a poco han ido ubicando el tuning a la cultura popular.

Concentraciones Tuning
Uno de los eventos más significativos del mundo del tuning son las concentraciones de vehículos tuneados. En estas concentraciones, cada propietario acude con su vehículo para poder pasar una jornada apreciando los cambios de otros coches, disfrutar de música y de todo lo relacionado con el mundo del motor. Dependiendo de los organizadores de la concentración, este evento puede durar varios días, normalmente un fin de semana. A través de foros de páginas webs, redes sociales y demás medios, los participantes pueden saber los días de celebración, lugar, y demás detalles de la concentración.

Tuning y homologación
A la hora de colocar una pieza ó de realizar cualquier cambio significativo en nuestro vehículo, debemos de estar seguros de que cumple con las normas de homologación, ya que si no, tendremos un problema al pasar la ITV de nuestro vehículo, podrían no aprobarnos dicha inspección técnica y quitar las modificaciones impuestas en nuestro coche y volver a hacer el proceso de inspección, lo que nos llevaría un doble gasto y riesgo de ser denunciados si circulamos con una parte ó pieza del vehículo sin homologar.

No obstante, a menudo se intentan homologar las piezas y el color de la carrocería para no tener que andar haciendo cambios, algo que los fabricantes están tratando de conseguir con las nuevas piezas que salen al mercado, tanto que las marcas oficiales ofrecen en sus concesionarios kits deportivos para darle a diferentes modelos un aspecto diferente al de los vehículos de serie, más moderno y más atrevido.

Hoy en día también existe la posibilidad de sacar el coche de casa ya “tuneado” y con la ficha de homologación en toda regla para que no haya ningún problema con las autoridades pertinentes.


Qué tunear
Dependiendo de nuestros gustos personales, a la hora de realizar cambios en nuestro coche podemos hacerlos en las siguientes áreas: modificaciones en el audio del coche, es decir, una instalación de audio personalizada a nuestras exigencias. Modificaciones interiores, cambios de asientos, salpicadero, embellecedores, palanca de cambios y demás. Modificaciones de motor, que consiste en la optimización de sus componentes. Ajustes de suspensión, implica la modificación de los amortiguadores, muelles y demás elementos que forman la suspensión del vehículo. Por último tenemos las ruedas, cabe mencionar la elección del neumático y llanta. Como hemos mencionado con anterioridad, es recomendable consultar la tarjeta de inspección técnica del vehículo para ver los cambios que ya están homologados en nuestro vehículo, por ejemplo, si queremos cambiar el número de llanta de nuestro coche, deberemos primero consultarlo en la documentación si ya está homologado, si no, deberemos primero realizar el proceso de homologación y tras esto cambiar la llanta del vehículo.

Esperamos que os haya parecido interesante nuestro artículo y si queréis saber más no dudéis de echar un vistazo a nuestro blog.