domingo, 16 de noviembre de 2014

En busca del GPS perfecto


En busca del GPS perfecto



El GPS (Global Positioning System) sigue siendo uno de los dispositivos más reclamados por los conductores y uno de los más prácticos. Pero antes de comprarlo debemos tener en cuenta una serie de características, como el tipo de pantalla o cuáles son las funciones mínimas que debe ofrecer.

La tecnología GPS permite determinar en todo el planeta la posición de un objeto, una persona o un vehículo con una precisión de hasta centímetros (si se utiliza un GPS diferencial), aunque lo habitual son unos pocos metros de precisión.

Actualmente, existen en el mercado numerosos modelos para vehículos que ofrecen la última tecnología y avances técnicos. Se estima que cerca del 55% de los conductores españoles usa un GPS en su coche. Siguiendo las indicaciones recogidas en la publicación Autofácil, hay que tener en cuenta las siguientes características antes de realizar la compra de un navegador:

1) Pantalla de 4,3''. Los expertos recomiendan que el tamaño mínimo de la pantalla sea de 4,3''. Un total de 7'' es el máximo permitido por la legislación. Los dispositivos con tamaños inferiores dificultan la visión y su manejo táctil.
2) No más de dos años de antigüedad. Observa que el GPS no tenga más de dos años de antigüedad, puesto que estará desfasado debido al gran avance que ha habido en cuanto antenas, pantallas, nuevos materiales y resoluciones, o baterías (las actuales tienen una mayor duración).
3) Actualización de mapas y radares gratuitas. Hoy en día casi todas las marcas ofrecen sus actualizaciones gratuitas de por vida. Sin embargo, existen modelos que no lo hacen. Vigila este apartado para evitar gastos inesperados.
4) Cartografía nacional y europea. No todos los GPS cuentan con el mismo paquete de mapas. Hay algunos que se comercializan con mapas de Iberia -España, Portugal y Andorra- y otros que incluyen los mapas de Europa 22 (los países más occidentales) o Europa Total (occidente y todo el Este de Europa, incluida Rusia). Escógelos en función de tus necesidades.
5) Control por voz. Te permite introducir cualquier destino u opción sin necesidad de escribirlo con los dedos en la pantalla. Es mucho más rápido y seguro y, además, en los últimos años se han mejorado mucho estos sistemas, por lo que es fundamental que tu nuevo GPS cuente con esta aplicación.
6)      Bluetooth. Es lo más novedoso en este campo. Un navegador con Bluetooth te permite conectarlo con tu smartphone y disponer de conexión a Internet para recibir las últimas noticias de tráfico en tiempo real, previsiones meteorológicas o, por ejemplo, el sistema de aparcamiento dinámico -guarda la ubicación donde has aparcado y te la indica desde cualquier punto para regresar a tu vehículo-.

En los últimos años, con la constante mejora de las aplicaciones de navegación móvil para smartphone, muchos conductores están renunciando a comprar navegadores portátiles GPS por una cuestión de ahorro. Pero lo cierto es que estas aplicaciones poco se acercan al rendimiento real que ofrece un dispositivo GPS tradicional.
En primer lugar, hay que tener en cuenta que los receptores que montan los navegadores portátiles son mucho más sensibles que los de los móviles, por lo que la precisión y rapidez es bastante superior, ya que permiten concetarse a un número mayor de satélites.
Por otro lado, en el momento que un smartphone se queda sin cobertura -algo frecuente en la carretera- pierde cualquier capacidad de ubicarse en el mapa debido a que los mencionados receptores pierden la conexión. Esto puede provocar que el conductor esté durante kilómetros sin una ruta disponible.

Además, las pantallas resistivas de los GPS (se pueden usar con guantes o con las manos mojadas) y transflectivas (visibles con el impacto del sol) están mejor preparadas que las de los smartphones.